jueves, 31 de julio de 2014

Salidas herpetológicas.

Hace un tiempo nos desplazamos hasta una gran alberca situada en el término municipal de Íllora, con una buena población de gallipato (Pleurodeles waltl), para comprobar si las tortugas que habían sido avistadas por un colaborador de la asociación, eran autóctonas o alóctonas, a fin de sacarlas del lugar en este último caso.
Finalmente pudimos comprobar que se trataban de un par de galápagos leprosos (Mauremys leprosa), un adulto de buen tamaño y un pequeño juvenil. Desconocemos si fueron soltados por alguna persona o llegaron aquí por su propia cuenta. 


  
Juvenil de galápago leproso (Mauremys leprosa).

Cercana a la anterior, se encuentra esta balsa también con galápagos, por lo que cabe la posibilidad de que los anteriores procedan de aquí.  



Cambiando de tercio, esta vez nos trasladamos a la localidad de Orgiva para intentar localizar a la escasa ranita meridional (Hyla meridionalis), por las distintas charcas y albercas de la zona, no pudimos verla "in situ", pero sí constatamos su presencia en la actualidad por las indicaciones de los lugareños, describiéndonos su color verde característico, los hábitos arborícolas, y su fuerte canto.
Volveremos a la zona en época de reproducción para localizarlas por su inconfundible canto.

La primera visita fue a esta gran charca, sin agua a estas alturas del verano, donde teníamos noticias de su posible presencia. Lo intentaremos confirmar la próxima vez.





Por las inmediaciones...

Juvenil de lagartija colilarga (Psammodromus algirus).

Un grupo de Akis discoidea Qensel alimentándose de excrementos.

En esta alberca parece encontrarse también la ranita, según las indicaciones del dueño, por lo pronto solo observamos un par de culebras viperinas (Natrix maura).



Otra de las albercas muestreadas, aquí solo vimos una rana común en una arqueta contigua.



Rana común (Pelophylax perezi).

En esta observamos varias ranas comunes y una culebra viperina.



Y en las acequias de la zona, también varias ranas comunes.




Aquí también bastantes ranas comunes y tres salamanquesas rosadas ocultas en una arqueta.







En esta alberca situada en alto, obstáculo infranqueable para la mayoría de los anfibios, posiblemente se reproduzca la ranita, ya que los vecinos nos confirman su presencia por los arboles y arbustos de la finca.


Esperemos que la siguiente vez que visitemos la zona podamos confirmar la presencia definitivamente de esta joya herpetológica.
  

miércoles, 16 de julio de 2014

Rescate de larvas de anfibios en Sierra de Loja

Es sabido que los procesos naturales llevan implicados momentos dramáticos. En este caso, una charca temporal que se seca antes de que muchas larvas de anfibios (gallipatos y sapos de espuelas) lleguen al final de la metamorfosis.


Ante el dilema de la actuación o el de dejar seguir el proceso natural, y teniendo en cuenta que la charca es el resultado de una actuación humana reciente, finalmente decidimos sacar las larvas y llevarlas a una charca aledaña, situada a unos 70 metros donde el agua durará unas semanas más, tiempo necesario para que estas consigan completar la metamorfosis y pasar el verano en un lugar mucho más idóneo que la ladera solana donde se encontraban.








Muchos de los renacuajos tenían un avanzado estado de su etapa larvaria, por lo que creemos que posiblemente una parte de la población haya abandonado ya la charca y cobijado en el barro o en grietas con algo de humedad.
Varios centenares se retorcían aun en tres charcos fangosos respirando aire debido a la falta de este en la poca agua que quedaba, que no hubiese durado más de 24 o 48 horas.

Sapo de espuelas (Pelobates cultripes) a punto de la metamorfosis.

La liberación supone que varios cientos de ellos (unos 1000 sapos de espuelas y 200 gallipatos) tengan muchas  posibilidades de completar su proceso de transformación, que les llevara a hacerse anfibios adultos capaces de colonizar nuevos enclaves de este macizo, donde los anfibios han conseguido prosperar gracias esta vez, a la intervención humana, que llenó la zona de charcas, pilones y aljibes para el abastecimiento de ganado.






En la Sierra de Loja los anfibios tienen asegurado su futuro gracias a los pastores. 


sábado, 5 de julio de 2014

ZONAS ESPECIALES DE CONSERVACIÓN SÍ, PERO CON ALEGACIONES

En el mes de junio se publicaron en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía dos resoluciones con los límites y características de varias áreas propuestas como Zonas Especiales de Conservación (ZEC), cinco de ellas en la provincia de Granada, y se abría un plazo para presentar alegaciones. Desde la Asociación Herpetológica Granadina (AHG) hemos presentado alegaciones a dos de ellas, la de la Sierra de Loja y la de las Sierras del Campanario y las Cabras.
Respecto a la ZEC Sierra de Loja hemos solicitado la inclusión de la charca del Puerto y la Sierra de San Jorge, ambas colindantes con la ZEC propuesta (la charca del Puerto ha quedado a menos de 200 m de su límite) y que cuentan con poblaciones de gallipato (Pleurodeles waltl), tritón pigmeo (Triturus pygmaeus), sapillo moteado ibérico (Pelodytes ibericus), ranita meridional (Hyla meridionalis) y sapo común (Bufo spinosus) entre otros anfibios.

Charca del Puerto, hábitat de siete especies de anfibios
Respecto a la ZEC Sierras del Campanario y las Cabras, hemos solicitado el cierre de unas canteras ilegales, y que se gestionen adecuadamente los caudales del río Colomera aguas abajo del embalse del mismo nombre -donde no se respeta ni el caudal ecológico-, y hemos recordado la necesidad de poner en marcha depuradoras en varios núcleos de población para evitar el vertido de aguas residuales a los cauces fluviales. También hemos solicitado la inclusión en la ZEC de varias zonas, como un mayor tramo del río Colomera y el embalse del mismo nombre, donde existen poblaciones de galápago leproso (Mauremys leprosa), las lagunas de la Granja y Arenales, donde habitan el gallipato, tritón pigmeo, sapo de espuelas (Pelobates cultripes), sapillo pintojo meridional (Discoglossus jeanneae) y ranita meridional entre otros anfibios, así como otras áreas serranas situadas junto a los terrenos propuestos oficialmente, entre ellas algunas con poblaciones de víbora hocicuda (Vipera latastei). Por último, es necesaria la reparación de las fuentes de la Cañada real de Zarzadilla, los Marolas y Barranco de Constanza, en mal estado de conservación pero con presencia de sapo partero bético (Alytes dickhilleni) y sapillo pintojo meridional.

Sierra de las Cabras, con importantes poblaciones de reptiles
Creemos que nuestras peticiones están bien razonadas pero ya veremos.

Texto y fotos: Asociación Herpetológica Granadina

sábado, 21 de junio de 2014

Laguna de Arenales, "crónica de una muerte anunciada".

La Laguna de Arenales (t.m. Albolote), anteriormente denominada "Laguna del Pozuelo", de mucha mayor extensión que la actual, supuso un humedal de gran interés para multitud de fauna acuática que en el pasado, sobre todo por sus aves acuáticas y esteparias, tuvo por ello, como lugar de peregrinación durante la segunda mitad del s. XIX y todo el XX a toda una pléyade de naturalistas europeos y españoles.



Empezó su debacle como ecosistema palustre con la construcción del centro penitenciario actual. El depósito allí de los escombros de esta gran obra, la posterior derivación de las aguas negras no depuradas de la prisión, y, sobre todo, la puesta en regadío del olivar en el que se integra parcialmente, dejó sentir estos efectos en los seres más sensibles de la zona, los anfibios.

La Asociación Herpetológica Granadina, ha llevado un seguimiento de la laguna desde los años 90 del s.XX, hasta la actualidad, detectando en 2009, de la mano de José Luís Esteban, la presencia por vez primera del cangrejo rojo americano (Procambarus clarkii), uno de los  invasores potenciales de mayor influencia en la degradación ecológica de un humedal continental. Igualmente afectada se encuentra la acequia de arenales, una de las posibles vías de introducción de esta especie en la laguna.

En este lugar se reprodujeron hasta los años 90 del s.XX hasta nueve especies de anfibios. Fue perdiendo progresivamente las poblaciones completas de ranita meridional (Hyla meridionalis) y sapillo moteado ibérico (Pelodytes ibericus). Otras especies, como el tritón pigmeo (Triturus pygmaeus), el gallipato (Pleurodeles waltl) y el sapo de espuelas (Pelobates cultripes) mantienen probablemente poblaciones no reproductoras en la actualidad.

En muestreos recientes mediante buceo no se han encontrado larvas de ninguna especie de anfibio, tan sólo cientos de cangrejos y algunas culebras viperinas (Natrix maura). En la orilla fueron observados algunos ejemplares de rana común (Pelophylax perezi), la especie más resistente a la presencia del decápodo invasor.






Ante la falta de otras medidas, la AHG en colaboración con la Asociación Herpetológica Murciana (AHEMUR), realizará capturas de esta especie invasora mediante las nasas donadas por esta última asociación, con el fin de tratar de controlar la población invasora.

Con la remota esperanza de que un episodio especialmente agudo de sequía mediterránea, dé al traste con la presencia de este crustáceo, nos dedicaremos a conservar los pocos humedales con poblaciones reproductoras de más de cuatro especies en la provincia de granada, algo que cada vez es más difícil de encontrar.

miércoles, 18 de junio de 2014

Reunión de la AHG y colaboradores de la misma.




Miembros y colaboradores de la Asociación Herpetológica Granadina, nos reunimos en la Casa Rural Fuente de la Teja (Güejar Sierra) para hablar de las futuras acciones a realizar en favor de la fauna anfibia de la provincia.

Estas fueron algunas de las más importantes que salieron a la palestra:
  • Estudiar la posibilidad de solicitar a la administración la inclusión dentro del Inventario Andaluz de Humedales, de dos enclaves importantes para los anfibios de nuestra provincia ; las charcas de Montevive (Alhendín) y La laguna de los Arenales (Albolote).
  • Presentar alegaciones para que se modifiquen los límites de algunas declaraciones de Zonas de especial conservación que dejan fuera enclaves también importantes para nuestra fauna, como son las Charcas del Puerto en Zafarraya  y de los Alazores en Loja.
  • Acciones necesarias para compensar la destrucción de un punto de cría del sapo de espuelas por la construcción de una autovía en la localidad de Las Gabias.
  • Construcción de una rampa de salida en un depósito en Vegas del Genil, donde cría también el sapo de espuelas.
  • Eliminación de tortugas alóctonas de una balsa y señalización de un punto negro de atropello de anfibios, ambas acciones en el termino municipal de Illora.
  • Varias acciones enmarcadas dentro del Proyecto Amphibia.
La escasez de presupuesto para la realización de alguna de las mencionadas acciones dificultará la finalización de las mismas, si bien se espera que esto sea compensado con el esfuerzo y la buena voluntad de todos.

Unas cuantas fotos de la reunión:





Como todo no iba a ser "papeleo", también realizamos visitas a varios de los enclaves de la zona, de gran importancia, herpetológicamente hablando. 
Aunque la visita acabó con un amargo final, ya que nos encontramos con un veloz y huidizo cangrejo que no nos dejo comprobar de que especie que se trataba.
Pudiera tratarse del temible cangrejo rojo americano (Procambarus clarkii), responsable de muchas extinciones de anfibios, o del cangrejo de río europeo (Austropotamobius pallipes), tan dañino como el anterior para los herpetos, sobre todo fuera de sus hábitats naturales.
Estas introducciones artificiales de cangrejos en zonas acuáticas, han provocado muchas extinciones locales de anfibios, por lo que habrá que dar cuenta oportunamente a la administración de este hecho.




Gallipato (Pleurodeles waltl).


Juvenil de lagarto ocelado (Timon lepidus).

Juvenil de culebra de collar (Natrix natrix), con un medio intento de hacerse la muerta.

Largartija colilarga (Psammodromus algirus)


Renacuajo de sapillo pintojo meridional (Discoglossus jeanneae).

Sapo corredor (Bufo calamita).

Gallipato (Pleurodeles waltl).

Rana común (Pelophylax perezi).

                 Oruga de la mariposa del chopo (Cerura iberica).