miércoles, 16 de julio de 2014

Rescate de larvas de anfibios en Sierra de Loja

Es sabido que los procesos naturales llevan implicados momentos dramáticos. En este caso, una charca temporal que se seca antes de que muchas larvas de anfibios (gallipatos y sapos de espuelas) lleguen al final de la metamorfosis.


Ante el dilema de la actuación o el de dejar seguir el proceso natural, y teniendo en cuenta que la charca es el resultado de una actuación humana reciente, finalmente decidimos sacar las larvas y llevarlas a una charca aledaña, situada a unos 70 metros donde el agua durará unas semanas más, tiempo necesario para que estas consigan completar la metamorfosis y pasar el verano en un lugar mucho más idóneo que la ladera solana donde se encontraban.








Muchos de los renacuajos tenían un avanzado estado de su etapa larvaria, por lo que creemos que posiblemente una parte de la población haya abandonado ya la charca y cobijado en el barro o en grietas con algo de humedad.
Varios centenares se retorcían aun en tres charcos fangosos respirando aire debido a la falta de este en la poca agua que quedaba, que no hubiese durado más de 24 o 48 horas.

Sapo de espuelas (Pelobates cultripes) a punto de la metamorfosis.

La liberación supone que varios cientos de ellos (unos 1000 sapos de espuelas y 200 gallipatos) tengan muchas  posibilidades de completar su proceso de transformación, que les llevara a hacerse anfibios adultos capaces de colonizar nuevos enclaves de este macizo, donde los anfibios han conseguido prosperar gracias esta vez, a la intervención humana, que llenó la zona de charcas, pilones y aljibes para el abastecimiento de ganado.






En la Sierra de Loja los anfibios tienen asegurado su futuro gracias a los pastores. 


sábado, 5 de julio de 2014

ZONAS ESPECIALES DE CONSERVACIÓN SÍ, PERO CON ALEGACIONES

En el mes de junio se publicaron en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía dos resoluciones con los límites y características de varias áreas propuestas como Zonas Especiales de Conservación (ZEC), cinco de ellas en la provincia de Granada, y se abría un plazo para presentar alegaciones. Desde la Asociación Herpetológica Granadina (AHG) hemos presentado alegaciones a dos de ellas, la de la Sierra de Loja y la de las Sierras del Campanario y las Cabras.
Respecto a la ZEC Sierra de Loja hemos solicitado la inclusión de la charca del Puerto y la Sierra de San Jorge, ambas colindantes con la ZEC propuesta (la charca del Puerto ha quedado a menos de 200 m de su límite) y que cuentan con poblaciones de gallipato (Pleurodeles waltl), tritón pigmeo (Triturus pygmaeus), sapillo moteado ibérico (Pelodytes ibericus), ranita meridional (Hyla meridionalis) y sapo común (Bufo spinosus) entre otros anfibios.

Charca del Puerto, hábitat de siete especies de anfibios
Respecto a la ZEC Sierras del Campanario y las Cabras, hemos solicitado el cierre de unas canteras ilegales, y que se gestionen adecuadamente los caudales del río Colomera aguas abajo del embalse del mismo nombre -donde no se respeta ni el caudal ecológico-, y hemos recordado la necesidad de poner en marcha depuradoras en varios núcleos de población para evitar el vertido de aguas residuales a los cauces fluviales. También hemos solicitado la inclusión en la ZEC de varias zonas, como un mayor tramo del río Colomera y el embalse del mismo nombre, donde existen poblaciones de galápago leproso (Mauremys leprosa), las lagunas de la Granja y Arenales, donde habitan el gallipato, tritón pigmeo, sapo de espuelas (Pelobates cultripes), sapillo pintojo meridional (Discoglossus jeanneae) y ranita meridional entre otros anfibios, así como otras áreas serranas situadas junto a los terrenos propuestos oficialmente, entre ellas algunas con poblaciones de víbora hocicuda (Vipera latastei). Por último, es necesaria la reparación de las fuentes de la Cañada real de Zarzadilla, los Marolas y Barranco de Constanza, en mal estado de conservación pero con presencia de sapo partero bético (Alytes dickhilleni) y sapillo pintojo meridional.

Sierra de las Cabras, con importantes poblaciones de reptiles
Creemos que nuestras peticiones están bien razonadas pero ya veremos.

Texto y fotos: Asociación Herpetológica Granadina

sábado, 21 de junio de 2014

Laguna de Arenales, "crónica de una muerte anunciada".

La Laguna de Arenales (t.m. Albolote), anteriormente denominada "Laguna del Pozuelo", de mucha mayor extensión que la actual, supuso un humedal de gran interés para multitud de fauna acuática que en el pasado, sobre todo por sus aves acuáticas y esteparias, tuvo por ello, como lugar de peregrinación durante la segunda mitad del s. XIX y todo el XX a toda una pléyade de naturalistas europeos y españoles.



Empezó su debacle como ecosistema palustre con la construcción del centro penitenciario actual. El depósito allí de los escombros de esta gran obra, la posterior derivación de las aguas negras no depuradas de la prisión, y, sobre todo, la puesta en regadío del olivar en el que se integra parcialmente, dejó sentir estos efectos en los seres más sensibles de la zona, los anfibios.

La Asociación Herpetológica Granadina, ha llevado un seguimiento de la laguna desde los años 90 del s.XX, hasta la actualidad, detectando en 2009, de la mano de José Luís Esteban, la presencia por vez primera del cangrejo rojo americano (Procambarus clarkii), uno de los  invasores potenciales de mayor influencia en la degradación ecológica de un humedal continental. Igualmente afectada se encuentra la acequia de arenales, una de las posibles vías de introducción de esta especie en la laguna.

En este lugar se reprodujeron hasta los años 90 del s.XX hasta nueve especies de anfibios. Fue perdiendo progresivamente las poblaciones completas de ranita meridional (Hyla meridionalis) y sapillo moteado ibérico (Pelodytes ibericus). Otras especies, como el tritón pigmeo (Triturus pygmaeus), el gallipato (Pleurodeles waltl) y el sapo de espuelas (Pelobates cultripes) mantienen probablemente poblaciones no reproductoras en la actualidad.

En muestreos recientes mediante buceo no se han encontrado larvas de ninguna especie de anfibio, tan sólo cientos de cangrejos y algunas culebras viperinas (Natrix maura). En la orilla fueron observados algunos ejemplares de rana común (Pelophylax perezi), la especie más resistente a la presencia del decápodo invasor.






Ante la falta de otras medidas, la AHG en colaboración con la Asociación Herpetológica Murciana (AHEMUR), realizará capturas de esta especie invasora mediante las nasas donadas por esta última asociación, con el fin de tratar de controlar la población invasora.

Con la remota esperanza de que un episodio especialmente agudo de sequía mediterránea, dé al traste con la presencia de este crustáceo, nos dedicaremos a conservar los pocos humedales con poblaciones reproductoras de más de cuatro especies en la provincia de granada, algo que cada vez es más difícil de encontrar.

miércoles, 18 de junio de 2014

Reunión de la AHG y colaboradores de la misma.




Miembros y colaboradores de la Asociación Herpetológica Granadina, nos reunimos en la Casa Rural Fuente de la Teja (Güejar Sierra) para hablar de las futuras acciones a realizar en favor de la fauna anfibia de la provincia.

Estas fueron algunas de las más importantes que salieron a la palestra:
  • Estudiar la posibilidad de solicitar a la administración la inclusión dentro del Inventario Andaluz de Humedales, de dos enclaves importantes para los anfibios de nuestra provincia ; las charcas de Montevive (Alhendín) y La laguna de los Arenales (Albolote).
  • Presentar alegaciones para que se modifiquen los límites de algunas declaraciones de Zonas de especial conservación que dejan fuera enclaves también importantes para nuestra fauna, como son las Charcas del Puerto en Zafarraya  y de los Alazores en Loja.
  • Acciones necesarias para compensar la destrucción de un punto de cría del sapo de espuelas por la construcción de una autovía en la localidad de Las Gabias.
  • Construcción de una rampa de salida en un depósito en Vegas del Genil, donde cría también el sapo de espuelas.
  • Eliminación de tortugas alóctonas de una balsa y señalización de un punto negro de atropello de anfibios, ambas acciones en el termino municipal de Illora.
  • Varias acciones enmarcadas dentro del Proyecto Amphibia.
La escasez de presupuesto para la realización de alguna de las mencionadas acciones dificultará la finalización de las mismas, si bien se espera que esto sea compensado con el esfuerzo y la buena voluntad de todos.

Unas cuantas fotos de la reunión:





Como todo no iba a ser "papeleo", también realizamos visitas a varios de los enclaves de la zona, de gran importancia, herpetológicamente hablando. 
Aunque la visita acabó con un amargo final, ya que nos encontramos con un veloz y huidizo cangrejo que no nos dejo comprobar de que especie que se trataba.
Pudiera tratarse del temible cangrejo rojo americano (Procambarus clarkii), responsable de muchas extinciones de anfibios, o del cangrejo de río europeo (Austropotamobius pallipes), tan dañino como el anterior para los herpetos, sobre todo fuera de sus hábitats naturales.
Estas introducciones artificiales de cangrejos en zonas acuáticas, han provocado muchas extinciones locales de anfibios, por lo que habrá que dar cuenta oportunamente a la administración de este hecho.




Gallipato (Pleurodeles waltl).


Juvenil de lagarto ocelado (Timon lepidus).

Juvenil de culebra de collar (Natrix natrix), con un medio intento de hacerse la muerta.

Largartija colilarga (Psammodromus algirus)


Renacuajo de sapillo pintojo meridional (Discoglossus jeanneae).

Sapo corredor (Bufo calamita).

Gallipato (Pleurodeles waltl).

Rana común (Pelophylax perezi).

                 Oruga de la mariposa del chopo (Cerura iberica).








miércoles, 11 de junio de 2014

Hormigas depredadoras de anfibios.


No hay descritas muchas interacciones entre anfibios y formícidos. Normalmente las hormigas actúan como necrófagas, haciendo acto de presencia junto con otros himenópteros, como las avispas, ante individuos muertos atropellados en carreteras, por ejemplo (obs. pers.).
En estos días tienen lugar la emergencia de los postmetamórficos de sapo común (Bufo spinosus) en el área de la Alhambra de Granada. 



Con motivo de unas actuaciones en un carmen del entorno monumental, miembos de la AHG y del departamento de Zoología de la UGR hemos sido testigos de un hallazgo que nos ha llamado poderosamente la atención.


En la periferia de uno de los cuerpos de agua con fines ornamentales del carmen de Bellavista, se están dando ataques masivos de la especie de hormiga Tapinoma nigerrimum hacia individuos postmetamórficos recién emergidos. Los ataques, masivos e inmediatos, se producen nada más salir del agua los saltones, incluso en el interior de los refugios de orilla, que hemos trasladado fuera del perímetro del estanque para tratar de minimizarlos.
Esta pequeña hormiga, llamada "hormiga de las berenjenas", resulta común en huertas, jardines e invernaderos de las zonas más térmicas del Mediterráneo, siendo una especie nativa. Es sin embargo también famoso su carácter agresivo e invasor, que recuerda mucho al de la conocida hormiga argentina (Linepithema humile). Es una especie reclutadora (en pocos minutos, pueden llegar a verse cientos de individuos alrededor de una fuente de alimento)  y leemos que las colonias, de hasta 20mil integrantes, poseen varias reinas que trabajan en equipo.


Hasta ahora sólo hemos detectado esta actividad depredadora en uno de los puntos en los que realizamos seguimiento detro de los jardines y huertas del entorno monumental.

Agradecimientos

-Al Servicio de Parques y Jardines del Patronato de la Alhambra y el Generalife, que aportó los oportunos permisos de muestreos.
-A José Manuel Vidal y Alberto Tinaut,  por la identificación de la especie de hormiga.

domingo, 8 de junio de 2014

DEMASIADO TARDE

Es una charca condenada. Hemos conocido su valor demasiado tarde. Ya está decidido construir una carretera justo encima de ella, nada menos que la segunda circunvalación de Granada. De hecho, las obras empezaron hace tiempo y el terreno ya ha sido allanado, aunque la crisis -aquí bendita crisis- las ha paralizado.
Está en el término de Las Gabias y la visitamos por primera vez en febrero de 2014. Aquel día sólo vimos alguna rana, pero supusimos que en unas semanas debería aparecer algún anfibio más, porque si los niños del lugar la llamaban “charca de los sapos” sería por algo.

La charca en febrero de 2014, resurgiendo en medio de la futura autovía
        En mayo volvimos, y entonces sí que había larvas de sapo de espuelas (Pelobates cultripes) y de rana común (Pelophylax perezi). La charca es pequeña, 70 m de longitud máxima por 15 de anchura, pero su importancia ecológica es alta por contener una especie, el sapo de espuelas, muy escasa en todo el sureste ibérico.
          Y para colmo es una charca temporal. Una nueva visita a primeros de junio nos deparó el suelo prácticamente seco, y sólo en una esquina se mantenían pequeños charquillos con más barro que agua, donde a duras penas sobrevivían las larvas. Sacamos unas 700, sapo de espuelas y rana a partes iguales, y las soltamos en una charca permanente distante pocos kilómetros.


Lo que quedaba de la charca a principios de junio de 2014

Larvas de sapo de espuelas y de rana común recién rescatadas 
            Quizás hayamos salvado muchas larvas pero el futuro de la charca de San Saturnino o "de los sapos" es muy negro. Una autovía ya iniciada es un obstáculo demasiado grande. De todos modos, haremos un escrito para la Delegación de Medio Ambiente informando del problema, a ver si aún hay tiempo. Si no puede salvarse la charca, a lo mejor podría crearse otra muy próxima. Lo intentaremos, aunque no tenemos muchas esperanzas.

Texto y fotos: Asociación Herpetológica Granadina

martes, 27 de mayo de 2014

Los anfibios regresan al Darro.

 El río Darro, antaño famoso por su oro (del que parece tomó nombre) nos ha dado en los últimos años algunas alegrías naturalistas, como la presencia en sus riberas de un mamífero carnívoro escaso, como es el turón (Mustela putorius), la presencia de ofidios singulares, como la culebra de cogulla (Macroprotodon brevis), o el reciente descubrimiento del sapo partero bético (Alytes dickhilleni) y del sapillo pintojo meridional (Discoglossus jeanneae), del que dábamos cuenta en una entrada de hace ya tres años, junto con un envidiable elenco de paseriformes que pueblan sus galerías de ribera.




Julio Hernández, nuestro incansable colaborador, se ha aventurado esta vez con sus alumnos en un proyecto de análisis de la calidad ecológica del río a su paso por el decano colegio Ave María – Casa Madre. Han reabierto un antiguo acceso al río, desbrozando y eliminando especies exóticas invasoras (Alianthus altissima), y han analizado la calidad del agua en un tramo del río a las puertas de la ciudad.



La primera sorpresa que tuvieron fue visual: La transparencia del agua y la abundancia de larvas de sapo común (Bufo spinosus) en las orillas y pozas que forma este tramo. Grata sorpresa, ya que antes no habían sido vistas allí, y precisamente este año no está siendo demasiado bueno para los anfibios.



Esta posible mejora ecológica en el río parece ser debida a que hace un par de años se entubaron las aguas residuales de Jesús del Valle y del barrio del Sacromonte, a la par que por la puesta en funcionamiento de la depuración de las aguas residuales de los núcleos cercanos: Huétor Santillán y Beas de Granada.




Estos son los datos que tomaron, junto con algunos comentarios que realiza el autor:

  • La turbidez era aceptable: 20 JTU
  • Temperatura del agua: 11 ºC (nota del redactor: Algo menor que la registrada en una de las acequias que alimentan la Alhambra, debido a su mayor caudal).
  • Bajo Oxígeno disuelto (2 ppm) y Porcentaje de saturación de oxígeno (17%), lo que denota un río aún en condiciones mejorables de calidad.
  • pH: 8,5 alcalino, aunque aceptable.
  • Nitratos: 4 ppm, lo que es un valor bajo (parece que funcionan las canalizaciones nuevas de aguas residuales).
  • Dureza total del agua: 320 ppm: Agua muy dura, dado el marco calizo de las sierras que ven nacer y alimentan sus aguas. El calcio y magnesio hacen que la contaminación afecte menos a los organismos y ambos elementos químicos son necesarios para las células, conchas, estructuras óseas y vegetales.
  • Estado de la vegetación riparia: +8 (ÓPTIMO).
  • Calidad del agua según índice de macroinvertebrados: Calidad del agua Buena.

 Efemeróptero.

Escorpión de agua (Nepa cinerea)

Aunque los datos son muy parciales y deben tomarse con precaución, parece que nos dan una buena noticia. Esperemos que el proceso de reversión ecológica permita albergar en un futuro especies actualmente desaparecidas que tuvieron presencia en este río (según testimonios de sus antiguos pobladores, algunos de los cuales actualmente son trabajadores de los jardines de la Alhambra), como el gallipato (Pleurodeles waltl), la ranita meridional (Hyla meridionalis), o el galápago leproso (Mauremys leprosa), y en el futuro seguir dando algunas buenas noticias de uno de los ríos emblemáticos de la ciudad de Granada y su Alhambra.